martes, 11 de octubre de 2016

LEÍSMO IBÉRICO y la transitividad variable



¿Cómo hablamos los españoles?


No podemos decir que el español de España sea el único y el más adecuado vehículo para transportar al nuevo hablante hacia el conocimiento y dominio del castellano. Es el castellano culto peninsular el que más se ha usado, y probablemente sea el más propicio actualmente, pero sigue siendo localista. Cualquiera que empleemos será -por ende- regional.
Lo ideal sería encontrar un marco lingüístico neutral. Y lo más difícil: evitar localismos.

Por otra parte, hay que dejar claro una cosa desde el principio: En España no se habla ni mejor ni peor que en México o en Perú. No se trata de países, sino de conciencia y estamentos sociales y culturales.


De la misma manera, aunque existen lógicamente diferencias regionales, existen diferentes y específicos errores o problemas lingüísticos en todas y cada una de las zonas hispanohablantes.


 Vamos a repasar un ejercicio sencillo.



Si digo:
       -- “Ricardo compró un caramelo a su hijo”   
Está claro que su hijo está relacionado DIRECTAMENTE con lo que compró, pues el hijo era el destinatario del caramelo. Por lo tanto "a su hijo" es un Complemento Indirecto del verbo.











Pero si digo:
        --“Pedro empujó a su hermano para salir del coche”   ¿A quién empujó Pedro?   - A su hermano
Parece un C.Indirecto. pero en realidad es DIRECTO porque precisamente este tipo de complemento está relacionado DIRECTAMENTE con el verbo, como es el caso. 
Enclíticos: "
Lo empujó"  (En un español culto y neutro, no deberíamos decir “le empujó”. El objeto empujado es el hermano, y se coloca, por tanto, bajo la acción directa del verbo).

El uso incorrecto del pronombre “le” es frecuente en España. Se denomina leísmo ibérico.  Sin embargo, es aceptado por la Academia, ya que podemos diferenciar, la mayoría de las veces y con algunos verbos, a la persona y lo que reporta esa persona. Ejemplo: Compréndele (a él) y “Compréndelo (aquello que dice él).  



En Sudamérica puede pasar lo contrario. Se pueden encontrar casos de loísmo recurrentes.

En la mayoría de los países de Sudamérica y en las Islas Canarias, no usan, la segunda persona informal “vosotros” en el plural, sino que usan el tratamiento “formal” (con respeto o sin respeto), por lo que “ustedes” y “ellos” llevan las mismas conjugaciones verbales.




Hay casos en los que no podemos ni debemos equivocarnos, como en:


“Los adoro”, “los amo”, “los saludo”, “los ayudo” (a “ustedes” y  a “ellos”) porque son claras construcciones intransitivas cerradas (bloqueadas). No permiten que exista C.I. a su lado. 




El problema, como hemos dicho, viene al usar verbos con capacidad de añadir un elemento nuevo, (verbos de trasitividad variable), con lo que  la persona, animal u objeto relacionado con el verbo, se desplaza o “transita” al plano indirecto de la acción.

Aquí podemos ver un ejemplo donde, al añadir un verbo nuevo dentro de un acción preestablecida, el pronombre pasa a ser C.Indirecto:
  --Mi móvil no funciona, no sé qué hacer
  --¿Lo has reseteado?"    ---¿Le has hecho un reseteo?"

  -- Esta sierra eléctrica está muy vieja 
  --¿La enchufamos?     ---¿Le puedes aplicar electricidad?




Entonces
Puede existir, sin ningún problema, en cualquier oración, C. Directo sin C. Indirecto, (pero no al revés)
Salvo con el verbo gustar, no se debería usar un C.Indirecto. sin C. Directo, ya que como base se necesita tener este elemento directo transitando sobre el verbo.




Práctica
Discover the correct form of the direct or indirect object pronoun: "le" or "lo"
Haz la prueba de pronombres
A ver si eres capaz de colocar correctamente el Complemento Directo / Indirecto en los huecos de estas oraciones
Ejercicio de huecos:  lo / le

No hay comentarios:

Publicar un comentario